Imprimir
Visto: 890

La Casa Eusebio Leal Spengler, última sede del Historiador de La Habana, abrió sus puertas al público el 13 de agosto de 2021, luego de que fueron inaugurados varios de sus espacios museísticos, incluida una muestra fotográfica en homenaje al 95 aniversario del natalicio del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz. Titulada «La llama del carisma», esta exposición tiene carácter transitorio y se basa en el texto homónimo que escribió Leal Spengler para dejar testimonio del vínculo fraterno que mantuvo siempre con el líder de la Revolución cubana.

Noticias relacionadas:
Emisora Habana Radio
Patrimonio Cultural de la OHcH
Youtube

 «La llama del carisma», por Eusebio Leal Spengler. pdf

La Casa Eusebio Leal Spengler, última sede del Historiador de La Habana, abrió sus puertas al público el 13 de agosto de 2021, luego de que fueron inaugurados varios de sus espacios museísticos, incluida una muestra fotográfica en homenaje al 95 aniversario del natalicio del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz.

Titulada «La llama del carisma», esta exposición tiene carácter transitorio y se basa en el texto homónimo que escribió Leal Spengler para dejar testimonio del vínculo fraterno que mantuvo siempre con el líder de la Revolución cubana

«En años críticos e inolvidables, he estado entre sus amigos y discípulos más próximos», confiesa el Historiador de La Habana en esa semblanza suya de Fidel que apareció por primera vez en el segundo tomo de Poesía y palabra, publicado en 2001 por la Editorial Boloña como parte de la Colección Opus Habana. 

Fue precisamente con el apoyo de la revista institucional Opus Habana que la Dirección de Patrimonio Cultural de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana (OHcH) acometió la curaduría de esta muestra fotográfica. Más de quince imágenes, algunas de ellas expuestas por primera vez gracias a la cortesía de Estudios Revolución, testimonian varios de los encuentros de Fidel y Leal a través de los años.

Se ha aprovechado «La llama del carisma» para estrenar la sala transitoria Para no olvidar, primera a la entrada de esa casa-museo. Este pequeño espacio será empleado en adelante para dar testimonio gráfico de la restauración y conservación del Centro Histórico. A su lado está la sala monográfica sobre el propio inmueble: un palacio decimonónico donde vivió el ilustrado Francisco de Arango y Parreño, sito en la calle Amargura 65,entre San Ignacio y Mercaderes.

 Decreto Ley 143: un códice simbólico

Al decidirse que la primera exposición en la sala transitoria Para no olvidar estuviera dedicada al vínculo fraterno entre Fidel y Leal, se ha otorgado especial atención al significado histórico del Decreto Ley 143, firmado por el Comandante en Jefe, el 30 de octubre de 1993. Esta normativa amplió el marco de autoridad y la personalidad jurídica de la OHcH, otorgándole una jerarquía adecuada para la obtención de recursos financieros propios, entre otras prerrogativas.

Una de las principales atracciones de la exposición es una imagen del momento en que Leal devela la tarja con los fundamentos de ese decreto ley en el Museo de la Ciudad, el 4 de octubre de 2016. «Así quedó refrendado ese documento como un códice simbólico, además de jurídico», expresó Argel Calcines, editor general fundador de Opus Habana, quien estuvo a cargo de la curaduría de la muestra.

De este modo se cumple uno de los principales objetivos de la exposición inaugural, aseveró Calcines: «Recalcar la vigencia de ese decreto gubernamental como expresión de la visión compartida que tenían ambos –Fidel y Leal – sobre la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana, reconociéndola como una institución singular de la cultura cubana».

Actualmente en proceso de rehabilitación por la Dirección de Inversiones y la empresa Restaura, también pertenecientes a la OHcH, esa casa-museo conserva el despacho de Leal Spengler en su primera planta, tal y como estaba hasta su desaparición física, el 31 de julio de 2020.  Le antecede ahora la Sala de los Honores, una nueva dependencia que también fue inaugurada este 13 de agosto, con una selección de las múltiples órdenes y condecoraciones que recibió el Historiador de La Habana.

A su vida y obra como restaurador, historiador, patriota y ciudadano universal se dedicarán cuatro áreas expositivas permanentes en la planta baja. La primera de esas áreas se denomina «La mano ejecuta lo que el corazón manda», un aforismo chino de origen cantonés que Leal Spengler solía evocar al referirse a su vocación restauradora.

Los otros tres espacios museísticos llevan nombres de algunos de sus libros: Legado y memoria (dimensión historiográfica); Patria amada (dimensión patriótica) e Hijo de mi tiempo (dimensión universal).  

A la inauguración de la Casa Eusebio Leal Spengler asistieron Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana; Reynaldo García Zapata, gobernador de la capital cubana; Homero Acosta, secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular y del Consejo de Estado, y Luis Morlote, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), entre otras personalidades.

La parte inicial del encuentro consistió en un emotivo diálogo con Katiuska Blanco, biógrafa del Comandante en Jefe, conducido por Magda Resik, directora de Comunicación de la OHcH. Previamente se estrenó el documental Fidelidad y lealtad, dirigido por Joel Guerra y realizado por la Productora de Audiovisuales de la OHcH. La figura del líder de la Revolución cubana es evocada por Leal, empleando fragmentos de las entrevistas que este último concedió sobre el tema a Magda Resik.

Rutas y Andares: memoria y participación

En un segundo momento de la jornada inaugural de la Casa Eusebio Leal Spengler, los participantes premiados del concurso «Rutas y Andares: memoria y participación» fueron recibidos por Perla Rosales Aguirreurreta, directora general adjunta de la OHcH, quien compartió amenamente con ellos sobre los nuevos empeños de la institución, resaltando su vocación social y educativa. «Es motivo de inspiración que, a pesar de la pandemia, hoy ustedes estén compartiendo presencialmente con nosotros en un día tan significativo», afirmó Rosales.  

Con el tema Andar La Habana tras la Ruta de Eusebio Leal, esta edición de los Rutas y Andares 2021 se sobrepuso a las limitaciones de la actividad presencial con ayuda de una plataforma virtual que incluye una treintena de páginas de Facebook de museos, centros culturales, bibliotecas, gabinetes de investigación, entre otras instituciones y proyectos socioculturales de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana.

Luego de la Casa Eusebio Leal Spengler, los premiados de Rutas y Andares concluyeron su recorrido en la Casa Museo Oswaldo Guayasamín, donde se recordó al gran pintor ecuatoriano y su amistad entrañable con Fidel y Leal. En el encuentro participó el reconocido periodista Pedro Martínez Pírez, testigo de esa relación amistosa desde sus inicios.

El encuentro sirvió para evocar el 80 aniversario del natalicio del Comandante en Jefe, celebrado en 2006, cuando vio la luz el libro monográfico «Un abrazo de Guayasamín a Fidel», publicado por la Fundación Oswaldo Guayasamín, Ocean Pres y Ocean Sur. Fragmentos de ese libro fueron reproducidos en el no. 51 de la revista Opus Habana, dedicado al líder de la Revolución cubana a pocos meses de su desaparición física.

Redacción Opus Habana