Imprimir
Visto: 4660
 Como la «primera llamarada de celebraciones del 485 Aniversario de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana», clasificó el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, la exposición colectiva «Naturaleza viva en el Palacio de Lombillo», inaugurada el pasado martes 9 de noviembre.
Obras de 17 paisajistas cubanos contemporáneos se mostrarán durante todo el mes de noviembre en la sede del Historiador de la Ciudad, el Plan Maestro y la revista Opus Habana.

 Ahora que se cumplen 485 años de que esta ciudad fuera fundada en el claro del bosque, bajo una de esas ceibas que —según el Padre Bartolomé de las Casas— podía dar sombra a quinientos caballos, celebramos nuestros orígenes con esta muestra colectiva.
Arte pictórico y exuberancia vegetal se complementan en el patio de esta casona para rendir culto a la íntima e indisoluble relación entre Patrimonio cultural y Naturaleza, cuando ya está pronto a expirar este año que nos mantuvo alertas ante el paso de varios huracanes.
Esta exposición resulta como la extensión de aquel gesto recíproco para con la flora urbana, cuando en agosto fueron trasladados hacia el Centro Histórico varios de los árboles derribados por los vientos del huracán Charlie... En su retoñar y florecer encontramos la misma savia que anima el cultivo por ustedes del paisajismo, como el género más íntimamente ligado al sentido de la cubanía.


Eusebio Leal Spengler
(Palabras aparecidas en el catálogo de la exposición «Naturaleza viva en el Palacio de Lombillo»)



 Frente al Castillo de la Real Fuerza, la Plaza de Armas y la entrada de la Plaza de la Catedral... reviven laureles como éste, luego de ser rescatados amorosamente tras su derribo por los vientos huracanados en varios puntos de la Ciudad de la Habana.
Mucho más débiles que las míticas ceibas, fueron arrancados de raíz, quebradas sus ramas, estresada su existencia..., pero el auxilio a tiempo permitió que hoy se recuperen en varios espacios verdes del Centro Histórico.
Aunque se le llama comúnmente Laurel, este árbol es una especie de Jagüey orácea, Ficus retusa, Thunb o Laurel de la India, que puede alcanzar hasta 20 metros de altura.
Posee un denso follaje y hojas lampiñas color verde oscuro, elípticas, de cinco a siete centímetros de longitud, agudas en ambos extremos; sus frutos son globosos, sésiles, de unos siete milímetros de diámetro. Su edad se calcula en más de 150 años.

(Palabras aparecidas en el catálogo de la exposición «Naturaleza viva en el Palacio de Lombillo»)



 Como un tributo a los restos del entorno natural que aún conserva la Habana Vieja en su interior, se ha reunido en esta muestra a la avanzada de los pintores* que cultivan el paisajismo en la Isla.
En el arte de «internalizar» el mundo que nos rodea, estos creadores —entre ellos varios autodidactas— han asumido el difícil reto de abarcar esa conjunción entre cielo y mar que somos, desde los verdes sepias pinareños hasta los azules procelosos del Caribe, desde la soledad de una palma real hasta el vuelo de una imperceptible lagartija…
Más que una antología en sí, se trata de una pequeña fiesta ecológica para homenajear la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana que, como ya es tradición, se celebra todos los 16 de noviembre, cuando los habaneros acuden a la Ceiba de El Templete.
Tocando suavemente su tronco mientras la rodean con tres vueltas, todos comparten la certeza de que recibirán otras gracias tantas suyas... Y la Ceiba parece escucharles hasta que anochece...
Sirva también esta exposición para agradecer a ese gran paisajista que, cuando la ciudad entristecía por la visión de sus árboles caídos, supo dar una pincelada de gracia y esperanza al recoger varios de ellos y plantarlos en el Centro Histórico.
No para que nos durmiéramos sobre los laureles, sino para que recordáramos que con sus hojas puede coronarse el triunfo tanto de los guerreros como de las poetisas.


Argel Calcines
Editor general de Opus Habana

(Palabras aparecidas en el catálogo de la exposición «Naturaleza viva en el Palacio de Lombillo»)



*Los expositores son: Águedo Alonso, Pedro Hernández, Joel Ferrer, Vladimir Iglesias, Omar González, Orestes Larios, Lester Campa, Mario García Portela, Jesús Gastell, Ramón Vázquez, Juan A. Díaz, Ricardo Chacón, Diego Torres, Esteban Machado, Vicente Hernández, Santiago Vázquez y Sergio Hernández.