Imprimir
Visto: 1738

En  Cuba, la impronta de Italia se ha hecho sentir durante cinco siglos con obras de sus arquitectos, constructores, escultores y pintores, quienes levantaron en la Isla imponentes fortalezas, concibieron frescos en catedrales, decoraron teatros, esculpieron estatuas o moldearon rostros de mármol y bronce de los héroes de la independencia.  De esta historia trata el documental Cuba: un arte también italiano, presentado por Carmine Robustelli, embajador de Italia en Cuba, en el Centro Hispanoamericano de Cultura, como parte de la XV Semana de la Cultura Italiana en La Habana, que transcurrió entre el 26 de noviembre y el 2 de diciembre, con más de 25 propuestas.
El cortometraje, de 42 minutos de duración y con dirección de Silvana Palumbieri, fue producido en 2011 por RAI Teche para la exposición «Cuba: Una historia también italiana». Con curaduría del arquitecto
Marco Marini, la muestra quedó clausurada durante la Semana, luego de permanecer abierta al público desde comienzos de noviembre en esa institución del
Centro Histórico.
Calificada por el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, de «selección amplia y bella que muestra a Italia y a los italianos como partícipes en la forja de la identidad cubana», la exposición reflejó en grandes paneles iconográficos la historia común de Italia y Cuba desde el arribo del almirante genovés Cristóbal Colón a la Isla, en 1492, hasta los actuales vínculos bilaterales en todas las esferas del quehacer sociocultural.
Momentos cruciales de la XV Semana resultaron las mesas redondas: Homenaje a Michelangelo Antonioni; Alejo Carpentier y la cultura italiana y Emigración y presencia italiana en Cuba, efectuadas, respectivamente, en el Centro Cultural Cinematográfico
Fresa y Chocolate, en la Fundación Alejo Carpentier y en la Sociedad Dante Aligheri, estas dos últimas en el Centro Histórico de La Habana.
El primer panel contó con la presencia de la viuda de Antonioni, Enrica Fico, para quien su esposo «lograba atravesar todos los estratos de la realidad que veía, y esto creo que fue la enseñanza más grande que nos dejó, no solo como cineasta, sino como ser humano». También participaron, entre otros, Daniela Aronica, una de las relevantes estudiosas de la obra del realizador, y Alfredo Guevara, presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, quien consideró que Antonioni tuvo gran influencia en los cineastas y el público cubanos de la década de los años 60 del siglo XX que «comprendieron con sus películas que el séptimo arte era mucho más que un pasatiempo».
También al realizador italiano estuvo dedicada la exposición «Mirando con Michelangelo Antonioni», una colección de imágenes inéditas tomadas durante el rodaje de una película en Sicilia por el artista del lente Renato Zacchia, entonces fotógrafo de escena de Antonioni.
Asimismo, a este último estuvo dedicado el programa cinematográfico de la Semana de la Cultura Italiana con la proyección –como parte del 34 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano que tuvo lugar del 4 al 14 de diciembre– de los largometrajes de ficción La señora sin camelia (1953), Las amigas (1955), en 1960, Crónica de un amor y La aventura, Premio del Jurado del Festival de Cannes; además del documental
Regreso a Lisca Blanca (1983). La fotografía «invadió» la primera planta del antiguo convento de San Francisco de Asís, donde estuvo la muestra «Microcosmos», de Luciano del Castillo, fotorreportero de la agencia de noticias ANSA, que reúne 60 imágenes vinculadas con la Fontana de Trevi –la mayor de las fuentes barrocas de Roma– tomadas por el autor entre 2008 y 2012.
Coincidiendo con el cierre de la XV Semana de la Cultura Italiana se anunció la celebración del Año Ítalo Calvino en Cuba, que conmemorará a lo largo de 2013 el aniversario 90 del natalicio del notable escritor que comparte raíces con la península europea y la isla antillana. Con tal propósito habrá un programa que incluye al Ministerio de Cultura y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, así como a la Asociación
Recreativa Cultural Italiana (ARCI).
Los directivos de esta última organización, Daniele Lorenzi y Giuliano Rossi, informaron que está en proceso una selección de materiales audiovisuales sobre la vida de Calvino, o basados en su obra, que deben proyectarse a finales de año en La Habana.
Junto a la Asociación Hermanos Saíz, la ARCI también auspiciará un concurso de ensayos y reseñas que aborden la trayectoria literaria del autor de Las dos mitades del Vizconde, con participación juvenil, cuyas bases se harán públicas en la Feria Internacional del
Libro Cuba 2013, cuando se presentará La ciudad invisible, libro de Calvino traducido al español e ilustrado por el artista habanero Sándor González. Dichas imágenes formarán parte de una exposición que tendrá a Roma por escenario el próximo abril, bajo los auspicios de las embajadas de Italia en Cuba y de Cuba en
Italia y del Instituto Ítalo Latinoamericano.
El programa culminará en noviembre con la convocatoria del Premio de Novela Ítalo Calvino para escritores cubanos y la presentación del libro Conocer a Calvino, de Nicola Bottiglieri, quien viajará a Cuba para participar en una mesa redonda sobre el pensamiento del autor italiano. La conmemoración incluirá la visita al lugar donde nació el insigne escritor, en Santiago de las Vegas.

 

Redacción Opus Habana