Imprimir
Visto: 2812

Los dos primeros volúmenes compilatorios del legado en prosa de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal —que forman parte del catálogo de Ediciones Boloña en la XXII Feria Internacional del Libro—, serán presentados el próximo martes 19 de febrero a las 3:00 p.m., en la Calle de Madera de la Plaza de Armas.

El primer tomo, que lleva por título Con sangre y desde el ruedo, abarca una selección de sus artículos, ensayos y conferencias entre los años 1964 y 1997, mientras que el segundo, Las sutiles convergencias, lo componen cuentos y poemas.

Los dos primeros volúmenes compilatorios del legado en prosa de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal —que forman parte del catálogo de Ediciones Boloña en la XXII Feria Internacional del Libro, Cuba 2013—, serán presentados el próximo martes 19 de febrero a las 3:00 p.m., en la Calle de Madera de la Plaza de Armas.
El primer tomo, que lleva por título Con sangre y desde el ruedo, abarca una selección de sus artículos, ensayos y conferencias entre los años 1964 y 1997, mientras que el segundo, Las sutiles convergencias, lo componen cuentos y poemas.
En ambos, la impronta literaria resulta más que evidente, y se nos muestra matizada por los peculiares acentos expresivos e ideo estéticos del autor, quien, desde el sacerdocio, durante más de medio siglo, ha permanecido atento a las transformaciones y los más acuciantes avatares de su patria.
A propósito de este suceso editorial, Opus Habana dialogó con el reconocido intelectual, miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua.

-¿Por qué unas «Obras Completas», y por qué darlas a imprenta ahora, bajo el sello editorial Boloña?

En realidad la colección no se titula «Obras Completas», sino simplemente «Obras». Ni está incluido todo lo que he escrito hasta ahora, ni lo que seguiré escribiendo mientras el cerebro y el corazón funcionen.
En cuanto a la idea de este proyecto, habría que preguntarle a Fray Manuel Uña O.P. —Vicario de los Dominicos en Cuba— que ha tenido la iniciativa de la publicación y ha manejado todo el proceso.


-¿Qué puede esperar el lector común de estos libros y qué no?


No debe aguardar cosas sensacionales, ni de mi vida, ni de mi pensamiento. Casi todo lo que va a ser publicado, ya lo ha sido antes. Creo, pues, que lo que puede esperar es un conocimiento un poco más completo de algo que ya, probablemente, conozca… Sobre todo si se trata de personas mayores que han seguido lo que he escrito y hablado en los últimos cincuenta años.


-La producción intelectual suya que se planea reunir en siete tomos abarca géneros tan disímiles como el artículo periodístico, el ensayo, la novela, el cuento y la poesía... ¿En cuál de esas manifestaciones se siente más a gusto?


Depende de la musa que sople. Normalmente, me muevo en el ámbito del ensayo, periodístico o no. Las novelas, las narraciones de ficción o de casi realidad y los poemas, han sido algo excepcional y casi siempre tienen algo de «catártico».

-Como ha expresado en otras ocasiones, toda su obra —mejor sería decir su vida— está atravesada por dos grandes pasiones: Cuba y la Iglesia. ¿Cómo se reflejan en estas páginas una y otra; las luces, los quebrantos, las tensiones… que las acechan?

Es normal que esas pasiones, que realmente me animan e iluminan, aparezcan, no sólo explícitamente, sino —quizás sobre todo— por transparencia, en cualquiera de los textos. En todos, más o menos intensamente, más o menos visiblemente, estoy yo, con las luces que me puede haber regalado Dios, y con mi pobreza y mis limitaciones.

Mario Cremata Ferrán
Opus Habana