Imprimir
Visto: 4783

Desde hace 10 años el ensemble Vocal Luna es parte del panorama coral cubano. Integrado únicamente por mujeres es dirigido desde 2011 por la maestra Wilmia Verrier Quiñones.

«Luna es que está mayormente integrado por directoras de coro y orquesta, musicólogas, músicos profesionales y sobre todo verdaderas amantes del canto coral. Entre todas armamos el resultado que hoy se está viendo».

Wilmia Verrier Quiñones, graduada de la Escuela Nacional de Música (ENM, 1996) y del Instituto Superior de Arte (ISA, 2002) en la especialidad de Dirección Coral.

Desde hace 10 años un ensemble integrado únicamente por mujeres es parte del panorama
coral cubano. Bajo la batuta de Wilmia Verrier Quiñones, Vocal Luna ha ofrecido una serie de conciertos para celebrar su aniversario, entre ellos, el del 14 de octubre de 2012 en la Sala Ignacio Cervantes del Antiguo Casino Español, hoy Palacio de los Matrimonios de Prado.
«Allí hicimos música de Cuba y del mundo, con una selección de los géneros más representativos por países. Para esta función contamos con el apoyo de compositores que nos están arreglando y/o componiendo muchísimos temas, intérpretes de la música popular que nos ayudan a crear un sonido más real desde sus instrumentos, toques…; es el caso de Wilma Alba, que nos hizo una obra con selecciones de las canciones más cantadas por Bola de Nieve llamada Retrato de Bola; Yanier Hechavarría, con un arreglo de Cemento, ladrillo y arena de José Antonio Méndez, y el excelente percusionista Yaroldy Abreu, invitado especial al concierto, quien nos acompañó con sus distintos instrumentos de percusión, y además creó polirritmias que logró incorporar a piezas de Nigeria y Senegal, que despertaron en nosotras un nuevo conocimiento, al brindarles otra sonoridad a nuestros cuerpos, nuestras manos… También nos asistieron con la gestualidad coreógrafos y actrices, pues fue un concierto performático, que no solamente se disfrutó escuchando, sino viendo», explica Wilmia.

¿Por qué un ensemble solo integrado por mujeres?
Desde su creación en 2002 se concibió como una agrupación únicamente femenina. No existía en nuestro país ningún coro profesional de este tipo. Sonia Mckormack, su directora hasta 2010, había integrado el Coro femenino de la Escuela Nacional de Arte (ENA) cuando lo dirigía la maestra María Felicia Pérez. En ella había quedado el deseo de un trabajo de este tipo y la posibilidad de fundar una agrupación cuya proyección estuviera en función de distinguirse por el refinamiento, tanto de sus interpretaciones como de sus integrantes.

¿Qué autores interpretan, preferentemente?
Abordamos toda la música coral sin distinción ni límites, salvo que sean obras que requieran de un mayor número de intérpretes. Integran el repertorio obras sacras, contemporáneas, música antigua, latinoamericana, de navidad, popular, folclórica, a capela, con acompañamiento… La música cubana ocupa un lugar destacado dentro de los programas. Reconocidos compositores han creado específicamente para nuestra agrupación. Incluso los más jóvenes se han interesado en la sonoridad que les puede brindar un coro femenino y han hecho cosas realmente sorprendentes. Nuestro CD Apunte, con sello de la EGREM, testimonia el quehacer de compositores y arreglistas cubanos.

¿Además de este, cuentan con otros discos?
Precisamente, con el concierto «Cantos de Cuba y del Mundo» queremos presentar un proyecto para grabar un CD. Luna solo cuenta con Apunte, realizado en el año 2005, lo cual resulta insuficiente para dejar constancia de un trabajo único de su tipo en Cuba. En caso de que esta idea no pueda resultar, tenemos en planes otros dos proyectos: Música Sacra Contemporánea y Música de Compositoras para coro femenino.

¿Ha continuado usted con el proyecto de Cantorías Infantiles?
Por supuesto, y ya suman cuatro; integrada únicamente por niñas, Lunitas fue fundada en 2007 por Sandra Santos, quien tiene además a su cargo Jóvenes Cantoras de Luna, conformada por niñas que provienen de la anterior; dirigida por Maribel Nodarse, Pequeños Príncipes es una cantoría solo de varones entre seis y 11 años de edad; recientemente se ha incorporado la joven Claudia Moreno, quien dirige Mi-Sol. Las directoras son integrantes de Vocal Luna.
Queremos también incursionar en el trabajo con las personas de la tercera edad. A partir de octubre echó a andar un proyecto que involucra a mujeres de la Cátedra del Adulto Mayor Rafaela Chacón Nardi –adscrita a la Fragua Martiana–, que están interesadas en formar la Coral Luna Llena.
Hay que incentivar el movimiento coral de aficionados en nuestro país y crecer no solo a partir de agrupaciones infantiles.

Como directora de Vocal Luna desde 2011, ¿cuáles son los retos que ha debido enfrentar?
El reto más importante que tengo cada día es el de continuar el trabajo de Sonia Mckormack, que fue también mi maestra en la ENA: una directora que logró mantener a Luna siempre en un lugar relevante dentro del espectro coral cubano. Luego se presentan los desafíos profesionales, musicales, personales...
Pero lo bueno que tiene Luna es que está mayormente integrado por directoras de coro y orquesta, musicólogas, músicos profesionales y sobre todo verdaderas amantes del canto coral. Entre todas armamos el resultado que hoy se está viendo.

Único de su tipo en Cuba, el Ensemble Vocal Luna está conformado por 16 cantoras egresadas de los niveles Medio y Superior de la Enseñanza Profesional Musical, y por aficionadas al canto.

Karín Morejón Nellar
Opus Habana