Imprimir
Visto: 266

El arquitecto Dr. Daniel Taboada, director titular de la Cátedra «Gonzalo de Cárdenas» de Arquitectura Vernácula, tiene en su haber una larga y fructífera trayectoria profesional. Ha sido merecedor de múltiples galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Arquitectura (1998), el Premio de Patrimonio Cultural por la Obra de toda la vida (2015). En entrevista para Opus Habana, el Dr. Taboada expresó sus observaciones generales sobre las Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula.

«La palabra restauración es de carácter excepcional, la conservación debe ser cotidiana», expresó el Dr. Daniel Taboada.

El arquitecto Dr. Daniel Taboada, director titular de la Cátedra «Gonzalo de Cárdenas» de Arquitectura Vernácula, tiene en su haber una larga y fructífera trayectoria profesional.  Ha sido merecedor de múltiples galardones, entre los que destacan el Premio Nacional de Arquitectura (1998), el Premio de Patrimonio Cultural por la Obra de toda la vida (2015). En ocasión de las XVI Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula, el Dr. Taboada dio sus observaciones generales, en entrevista para Opus Habana.

En su ya XVI edición las Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula han adquirido una gran relevancia en el país. ¿Cuáles fueron las principales motivaciones para su creación?

La Cátedra «Gonzalo de Cárdenas» de Arquitectura Vernácula surgió en el año 2002 por la colaboración entre la Oficina del Historiador de La Habana (OHH) y la Fundación Diego de Sagredo de España. Actualmente, está además patrocinada por la Fundación Cárdenas de Madrid y adscripta a la Empresa RESTAURA Arquitectura y Urbanismo, de la OHH, donde tiene su sede. Las fundaciones citadas tienen fines culturales y científicos de interés general, y la Cátedra promueve, difunde, investiga y salvaguarda la cultura arquitectónica, impulsando y apoyando la celebración de congresos y encuentros pertinentes. Colaboramos con las universidades en general. Dado el poco conocimiento del valor patrimonial de la arquitectura vernácula se decidió en aquel momento la celebración anual de las Jornadas Científicas.

Cada año son más los investigadores y organismos que se integran al evento. ¿Cuáles son las instituciones fundacionales que participaron en la coordinación y ejecución de las Jornadas, así como aquellas que se han integrado en los últimos años?

A partir de las instituciones fundacionales, se establecieron contactos directos y están representadas en su membresía: Universidad Tecnológica de La Habana (CUJAE, antigua ISPJAE); la Unión de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC); la Comisión Nacional de Monumentos (CNM, Subcomisión de Arquitectura); Comisiones Provinciales de Monumentos y/o Oficinas del Historiador de la Ciudad, Oficinas del Conservador de la Ciudad en las provincias y ciudades de: Baracoa, Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Bayamo, Camagüey, Sancti Spíritus, Trinidad, Villa Clara, Remedios, Cienfuegos, Matanzas, Mayabeque y Pinar del Río; Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC) y personalidades de la cultura cubana. En los últimos años se han destacado por su apoyo y colaboración, las siguientes instituciones de la OHH: el Colegio San Gerónimo de La Habana, la dirección de Patrimonio Cultural, la Editorial Boloña, el Plan Maestro, la revista Opus Habana y el Programa Cultural. Así como la revista Revolución y Cultura y la Sociedad de Arquitectura, UNAICC, entre otros.
En general, la membresía es de origen cubano y algunos españoles y norteamericanos. La Cátedra «Gonzalo de Cárdenas» de Arquitectura Vernácula sólo existe en la ciudad de La Habana, aunque ha tenido conferencistas y comunicadores en sus Jornadas Científicas de distintas nacionalidades.

En muchas ocasiones la arquitectura vernácula se ve en peligro por algunos conceptos modernos que desechan lo clásico; la restauración es una parte fundamental para la conservación del patrimonio. ¿Qué objetivos persigue este evento?

La palabra «restauración» es de carácter excepcional; la conservación debe ser cotidiana. Los objetivos de este evento quedaron expuestos anteriormente, a lo que habría que añadir la formación de jóvenes especialistas y el aprendizaje con los expertos reunidos en estos eventos anuales. La Cátedra promueve la conservación de arquitectura vernácula tradicional y el control de la nueva.

¿Nos pudiera decir cuál considera que ha sido el impacto y legado de las Jornadas?

Creo que el impacto ha sido el mutuo conocimiento entre profesionales y estudiantes relacionados con el tema vernáculo a nivel nacional y, a veces, con intervenciones de otras provincias y del exterior. Especialmente del área del Caribe estos últimos años.

Una última pregunta, ¿Cómo proyecta el futuro de su vida laboral y de las Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula?

El futuro de las Jornadas Técnicas de Arquitectura Vernácula está garantizado por la disciplina de trabajo y el prestigio de la Oficina del Historiador de La Habana. Mi vida laboral estará cercana siempre a ese acontecimiento anual gracias al entusiasmo demostrado por sus participantes más representativos.

Olivia Rodríguez García
Dianet Armenteros Guzmán
Miembros del equipo de Redacción de Opus Habana