Imprimir
Visto: 2339

A destacar la importancia del cuidado y cultivo de las plantas ornamentales está dedicado el primer evento Cuidemos la Naturaleza que, desde el 13 y hasta mañana, 20 de octubre —Día de la Cultura Cubana—, tiene lugar en la Quinta de los Molinos.

Mañana, 20 de octubre, será la clausura del primer evento Cuidemos la Naturaleza, con varios talleres de bonsái y un encuentro con integrantes del Bosque Martiano de Ariguanabo, que dirige Alfredo Ruiz.

Las exposiciones de plantas vivas, entre las que sobresalen los bonsáis y los cactus, se exhiben en el Centro de Información y en las Casas Amarillas de la Quinta de los Molinos.

Innumerables son los relatos y leyendas que evocan a los jardines como espacios idílicos. Así, la mitología griega nos habla del Jardín de las Hespérides, propiedad de la diosa Hera, cuyo árbol de manzanas proporcionaba la vida eterna. Otro tanto sucede con el Jardín de Edén, que, según la Biblia, fue creado por Dios para que en él vivieran y fueran dichosos los hombres.
Precisamente son sus cualidades las que han motivado que en la actualidad continúe el fomento de esos espacios, imprescindibles no solo para el deleite de los sentidos, sino también para la preservación del medio ambiente.
Con el objetivo de incentivar la protección de la naturaleza mediante el cultivo de los jardines, fue convocada la primera edición de Cuidemos la Naturaleza, evento que ha reunido en la Quinta de los Molinos a especialistas en botánica, cultivadores y público interesado en el cultivo de plantas ornamentales.
Organizado por la institución perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad y el Comité Nacional de los Clubes Martianos Artistas del Bonsái, el evento celebra —además— el 188 aniversario de la primera clase de botánica impartida en Cuba por Ramón de la Sagra, el 10 de octubre de 1824, en el Jardín Botánico de La Habana; el 76 aniversario de la declaración de la mariposa como Flor Nacional; el quinto aniversario del proyecto Unión Cubana de Artistas del Bonsái, el tercer aniversario de la creación de los clubes Martianos Artistas del Bonsái, además de promover el proyecto Cuidemos la Naturaleza.
Vinculado a este último estuvo el taller Arte con Naturaleza, en el que participaron pioneros que estudian el quinto y sexto grado en escuelas de la comunidad. Impartido por los artistas César López-Chávez y Beatriz M. Pérez, el objetivo de las clases es «lograr que los pequeños convivan en armonía con el medio ambiente, no destruyan su entorno sino que contribuyan a preservarlo», explicó durante la presentación del proyecto Orlando Sotolongo, especialista de la Quinta de los Molinos.
Otro de los atractivos del evento fueron las conferencias, impartidas por reconocidos especialistas de botánica, silvicultura y otros vinculados a la biología, entre ellas la inaugural, el día 13 de octubre, que,  a cargo de la Dra. Ángela Leiva, directora del Jardín Botánico Nacional, versó sobre las palmas de Cuba.
Un lugar especial tuvieron los bonsáis, los cactus y las orquídeas, por ser ampliamente cultivados por la población cubana. Muestra de ello fueron las exposiciones de plantas vivas en las Casas Amarillas, que devinieron impresionantes jardines por su variedad de formas y estructuras.
A indagar sobre esas especies se dedicaron muchas de las conferencias y talleres incluidos en el encuentro, entre estos últimos el impartido por el instructor Ramón Bedías, que abordó cuestiones básicas para el cultivo del bonsái, y clases prácticas sobre la poda y mantenimiento de los también conocidos como árboles en miniatura.
Unido a las sesiones teórico-prácticas, quedaron inauguradas varias exposiciones, como la que muestra en 70 carteles diferentes técnicas de obtención, propagación y modelado del bonsái, además de una de filatélica, que exhibe varias colecciones de flora y la vegetación cubana.

El evento Cuidemos la naturaleza propició el diálogo entre especialistas y aficionados a la botánica, entre otros temas vinculados al Medio ambiente. Imagen izquierda: el Dr. René Novo, quien presentó la conferencia Historia de la Botánica en Cuba. Imagen derecha: Miembros de clubes cultivadores de plantas ornamentales de diferentes municipios de La Habana, intercambian conocimientos sobre el cultivo de las orquídeas.

 

Redacción Opus Habana