Imprimir
Visto: 420

Cuando hablamos de flora y fauna usualmente nos imaginamos la vida silvestre, pero casi nunca nos vienen a la mente aquellas plantas o animales que conviven en los espacios urbanos y aportan belleza, salud y equilibrio ecológico a nuestro hábitat. Con el objetivo de relacionar la flora y fauna existente en la capital, la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) organiza desde 2016 el Festival Naturaleza Feliz, teniendo como sede principal el parque ecológico Quinta de los Molinos. 

El Dr. Leyssan Cepero, coordinador del evento, nos comentó: «De alguna manera, al unirnos, se crea un ambiente saludable, un medio con perfil de salud…».

Cuando hablamos de flora y fauna usualmente nos imaginamos la vida silvestre, pero casi nunca nos vienen a la mente aquellas plantas o animales que conviven en los espacios urbanos y aportan belleza, salud y equilibrio ecológico a nuestro hábitat. Con el objetivo de relacionar la flora y fauna existente en la capital, la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) organiza desde 2016 el Festival Naturaleza Feliz, teniendo como sede principal el parque ecológico Quinta de los Molinos.

Gracias a la labor restauradora de la OHC hoy contamos con la presencia de ese pequeño pulmón verde ubicado en la Avenida Salvador Allende —antiguo Paseo de Carlos III—,  el cual es escenario de diversos proyectos que promueven la educación ambiental, así como la inclusión social. Alguno de los ejemplos son las campañas de esterilización y desparasitación de animales; talleres para niños, jóvenes y adultos mayores; exposiciones, recorridos guiados por el parque y celebraciones como es el Día Mundial del Medio Ambiente, entre otros.

Uno de los eventos más importantes del año promovidos por la Quinta de los Molinos es el Festival Naturaleza Feliz, coordinado por dos de sus especialistas principales, el veterinario Leyssan Cepero y la bióloga Jennifer Martín. Ambos se han encargado de convocar a expositores y artesanos  pertenecientes a proyectos comunitarios o cooperativas que apuestas por un perfil ecológico. De igual manera, criadores de aves, peces, perros y gatos promueven la educación sobre el cuidado de las mascotas y especies en cautiverio. La edición más reciente del Festival tuvo lugar en el mes de julio. En esta ocasión se sumaron nuevos artesanos, criadores de perros pertenecientes a la Federación Cinológica y miembros de la Sociedad Espeleológica de Cuba. 

Entre otras iniciativas, los espeleólogos aprovecharon los árboles de la Quinta para enseñar la técnica de escalada con cuerda a jóvenes y niños. Divaldo Antonio Gutiérrez, presidente de la Sociedad, opinó: «Es primera vez que estamos participando en el Festival, aunque ya habíamos realizado una actividad anterior aquí, invitados por la Sociedad Botánica. Dada la aceptación que tuvo aquella propuesta, la dirección de la Quinta nos volvió a invitar. Además de ser atractivas, las actividades que proponemos son un buen ejercicio físico». El espeleólogo Pedro Luis Padrín comentó: «El Festival tiene un importancia educativa y ambiental que permite a los niños y jóvenes divertirse en un ambiente sano, por lo que hacen falta más opciones como esta».

Por su parte, María Teresa Castillo, integrante del club martiano Cultivadores de orquídeas del municipio San Miguel del Padrón, expresó: «Venimos para dar a conocer el cuidado y cultivo de las orquídeas. Y es que son plantas que poseen determinadas características y no todas llevan el mismo clima, luz o agua. En esta ocasión, para el Festival también hemos traído cactus y otras plantas ornamentales».

«Nosotros somos un proyecto que se dedica a las artes manuales, específicamente a hacer muñecas. Siempre participamos en los festivales para que el público aprecie lo que somos capaces de crear con nuestras manos y con los recursos que están a nuestro alcance», afirmó Amada Nereida Peña, del Proyecto Vida de Habana del Este.

Por último, el Dr. Leyssan Cepero, coordinador del evento, nos comentó: «De alguna manera, al unirnos, se crea un ambiente saludable, un medio con perfil de salud… Especial atención se presta a los niños y adolescentes, ya que son los verdaderos extensionistas de este trabajo educativo. Queremos que ellos sigan representando y divulgando todo lo que es la salud ambiental». Sobre el próximo encuentro, adelantó: «Para diciembre tendremos un nuevo Festival que será más grande. Desde la Quinta de los Molinos nos proyectamos a promover todo este trabajo educativo a nivel nacional».

Tres días consecutivos, los habaneros disfrutaron de Naturaleza Feliz… una iniciativa que nos aleja de lo cotidianos y nos hace mirar con otros ojos nuestro entorno, conduciéndonos hacia una cultura ecológica.

Lizzett Talavera
Opus Habana

Artesanos, cultivadores de plantas y criadores de diversos lugares de la capital participaron del Festival Naturaleza Feliz dirigido educar sobre la flora y la fauna urbana.

 

Muchos niños llegaron hasta el parque ecológico Quinta de los Molinos para disfrutar de las opciones recreativas de este Festival. Las propuestas más gustadas por los infantes fue la escalada con cuerda, el moldeado del barro para hacer vasijas y los dibujos corporales con motivos de la flora y la fauna.