Imprimir
Visto: 1029

Con motivo del 23 aniversario de la Galería Carmen Montilla, en la institución estará a disposición del público durante todo el mes de mayo la muestra «Piedra viva», del artista Luis Alberto Saldaña Soto. Con tintes hiperrealistas, esta exhibición esconde «tras la piedra, el alma, el ser humano, la fuerza interior, las proezas, las angustias, los sentimientos, y tantas otras realidades que dimensionan la VIDA», como señalara el curador Toni Piñera en sus palabras al catálogo de la obra.

 

«Piedra viva, es un peldaño superior del artista. Va hacia lo interno del hombre, camuflado en paisaje o en materia».

ESPEJO DEL HOMBRE
El mar, no caben dudas, le abrió las puertas al joven creador. Ese inmenso espacio azul de sueños, vivencias e historias, que nos rodea como Isla, y al cual pocos miran en estos tiempos, es la escenografía vital de sus piezas, que respiran siempre del paisaje, como ente superior o plural, en sus enigmáticas creaciones. Porque de ese líquido precioso, acumulado en los océanos, está hecha su alma artística. Es algo que se permea en cada una de sus ventanas al arte.
Deambulando por el paisaje o zambulléndose en el mar…,  encontró las piedras. Y tropieza, en esta exposición con ellas, una y mil veces, desafiando la sentencia que reza que el hombre no choca con la misma ¿dos veces? En realidad, su talento deja la mano libre a muchas conjeturas pictóricas, y nos la devuelve, sobre telas, en disímiles formas y tonalidades, siendo cada una diferente. Inmersas en distintos ambientes, nos invita a posar la mirada por aquellos lugares que recorre su obra a través del tiempo. Demostrando que el pulso, los sueños, la sensibilidad, el buen gusto, el arte, en una palabra, caben todos, reunidos, en ese espacio que, por magia interna, Saldaña nos lo devuelve transformado ahora en más que objeto. Piedra viva, es un peldaño superior del artista. Va hacia lo interno del hombre, camuflado en paisaje o en materia. Es punto focal de reflexiones, enmascarando tras la piedra, el alma, el ser humano, la fuerza interior, las proezas, las angustias, los sentimientos, y tantas otras realidades que dimensionan la VIDA. La piedra es el hombre o su armadura.

Toni Piñera,
Curador.

Imagen superior: Gema (óleo-lienzo, 150x130 cms, 2016). Imagen inferior: Neighbor (óleo-lienzo, 150x100 cms, 2016).