Imprimir
Visto: 1250

La reconocida artista camagüeyana Martha Jiménez regresó al Centro Histórico de La Habana este martes 10 de enero con la muestra personal «En nombre de las cabras», exhibida en la galería Carmen Montilla, situada en la Plaza de San Francisco de Asís. Martha establece un diálogo entre 15 piezas divididas en pinturas, grabados y esculturas de pequeño formato, que tienen como leitmotiv la figura mitológica de las cabras, correlato entre el poder y la libertad de lo femenino. La exposición podrá ser visitada hasta el jueves 26.

 «Los corderos de Martha son su sacrificio a Dios para purificar la falla de los hombres. De esta forma se ofrece a sí misma como pastora del rebaño en señal de renovación, remanso y acogida maternal», afirma la especialista Maydelin Leiva en las palabras al catálogo.

La reconocida artista camagüeyana Martha Jiménez regresó al Centro Histórico de La Habana este martes 10 de enero con la muestra personal «En nombre de las cabras», exhibida hasta el jueves 26 en la galería Carmen Montilla, situada en la Plaza de San Francisco de Asís.
Son 15 piezas entre pinturas, grabados y esculturas de pequeño formato, que tienen como leitmotiv la figura mitológica de las cabras, correlato entre el poder y la libertad de lo femenino: «Una manera de representar lo difícil de ser mujer, dispuestas siempre al sacrificio, simplemente una metáfora», expresó Jiménez a Opus Habana.
«Soy una artista provinciana, pero me satisface mucho regresar una vez más a La Habana Vieja, donde no exponía desde 2010», afirmó, refiriéndose a la muestra «Anhelos», que precisamente fue organizada por nuestra publicación en su antigua sede, el Palacio de Lombillo, frente a la Plaza de la Catedral.
La especialista, curadora e investigadora Maydelin Leiva, quien trabaja en el estudio-galería de la artista camagüeyana en su ciudad natal, ha expresado en el texto del catálogo de esta muestra: «los corderos de Martha son su sacrificio a Dios para purificar la falla de los hombres. De esta forma se ofrece a sí misma como pastora del rebaño en señal de renovación, remanso y acogida maternal».
A la apertura de la muestra en la galería Carmen Montilla, cuyas palabras inaugurales estuvieron a cargo de la directora de esta institución, Norma Jiménez, y la propia Maydelin Leiva, asistió también Alejandro Alonso, director del Museo Cerámica y de la Bienal de Cerámica 2016. Justamente fue Martha la ganadora de su última edición con la pieza Equilibrista. Elaborada en cerámica esmaltada, esta escultura de pequeño formato es una de las obras mostradas al público, junto a Bendita y otras similares, pero realizadas en bronce.
Martha Jiménez ha sido premiada en varios certámenes del mundo y ostenta el Premio de la UNESCO desde 1997 al Mejor Conjunto de Obras, por las cuatro escenas costumbristas de la Plaza del Carmen, lo cual la ubica dentro del grupo de creadores más vinculados al rescate y conservación del patrimonio histórico cultural cubano. Sus obras han sido expuestas en numerosos países como Alemania, Canadá, Francia entre otros. Es miembro oficial LASA (Asociación de Estudios de Latinoamérica) y ha realizado múltiples exposiciones personales y colectivas.

Lizzett Talavera
Opus Habana

Imagen superior: Momento en que Maydelin Leiva presenta la exposición «En nombre de las cabras». Al fondo, de izquierda a derecha, la artista Martha Jiménez; Alejandro Alonso, director del Museo de Cerámica Contemporánea, y Norma Jiménez, directora de la galería Carmen Montilla. 
Debajo: Carrusel, tinta y aguada / cartulina, (45 x 30 cm).
Imagen izquierda: Equilibrista, cerámica esmaltada y metal, (53 x 35 x 30 cm). Imagen derecha: Bendita, bronce, (18 x 12 x 8 cm). Todas las piezas forman parte de la serie «El secreto de mis cabras».