Imprimir
Visto: 3010
 Al ritmo de conga, el público llegó la noche del domingo a la Plaza de Armas, para clausurar el VIII Encuentro Internacional de Danza en Paisajes Urbanos Habana Vieja: Ciudad en Movimiento.
Tras cinco días de actividades teóricas y prácticas, los grupos asistentes de cerca de 15 países hicieron suyas diferentes locaciones del Centro Histórico.

 En la noche del 20 de abril, se dieron a conocer los nombres de aquellos que, según el jurado, lograron una más armoniosa inserción de la danza en la arquitectura de la parte antigua de la capital cubana.
«Se trata de premiar las mejores propuestas que dialogan con el espacio arquitectónico, donde hay que estimar los balcones, muros, guardavecinos, bancos y rejas del entorno», precisó Noel Bonilla, miembro de dicho tribunal, al leer el acta de premiación. La velada final incluyó un espectáculo integrado por pequeños fragmentos de las obras de algunas de las compañías participantes.  Presidido por María del Carmen Mena, profesora de la Facultad de Danza del Instituto Superior de Arte, el jurado decidió otorgar el primer premio a la compañía Danza Espiral (Matanzas, Cuba) por su obra La Lágrima; el segundo, a la coreografía Qué será, de José Rodríguez y Oscar Jiménez, de la Escuela Nacional de Arte (La Habana, Cuba); y el tercero al grupo Emovere (Las Tunas, Cuba), por la puesta Sin Stop.
Entre otras, estuvieron BeC Danza Contemporánea (Colombia), Danza Fragmentada (Guantánamo, Cuba), y Eelo Dance Theatre (Estados Unidos).
Especialmente atrayente resultó la improvisación realizada por integrantes de la compañía de Danza Teatro Retazos y el grupo francés Ex Nihilo. Al insertar a los espectadores en la coreografía, convirtieron a los presentes en cómplices de la puesta.  A nombre de la Oficina del Historiador, Katia Cárdenas, directora de Programación, dijo que para la institución «Ciudad en Movimiento se ha convertido en un espacio ineludible para la creación artística, una nueva forma de vivificar el patrimonio histórico y —fundamentalmente— una opción enriquecedora y legitimadora para la comunidad que habita la zona».
Al declarar finalizado el Festival, la ecuatoriana Isabel Bustos, directora de Retazos y del Encuentro Internacional Habana Vieja: Ciudad en Movimiento, consideró el evento como una «linda experiencia», cuyas enseñanzas nos ha fortalecido y enriquecido.
«Espero que todos se lleven un hermoso recuerdo de Cuba, de esta ciudad tan maravillosa, de su gente... y que el próximo año vuelvan, con nuevas propuestas».