El fotógrafo alemán Marco Zelmer ha expuesto en la Fototeca de Cuba varias imágenes captadas de manera que nos revelan de golpe la belleza olvidada de los lugares y las cosas comunes, que a fuerza de acompañarnos, se nos vuelven invisibles.
 La imagen plástica más representativa de La Habana se ha mantenido un tanto ajena a la gran cantidad de iglesias dispersas por sus calles, sin reparar en la antigüedad, estilo y valor artístico de ese patrimonio religioso.
 Con la muestra fotográfica «Cuba-Canadá: una mirada a cien años», expuesta en la Fototeca de Cuba, fue conmemorado —en los predios del Centro Histórico— el centenario de las relaciones comerciales y de cooperación entre estos dos países.
 Como en cada una de sus impresionantes obras, la espirituralidad se impone en el plato Otoño, del pintor Cosme Proenza (Holguín, 1948), que se presentó este viernes 27 de junio en el hotel Santa Isabel, ubicado frente a la Plaza de Armas.