Imprimir
Visto: 91

El Cristo de La Habana, uno de los símbolos que identifican esta ciudad y la obra más emblemática de la escultora cubana Jilma Madera, fue declarado Monumento Nacional este 5 de noviembre. Para otorgar dicha condición las autoridades de la Comisión de Monumentos tuvieron en cuenta los excepcionales valores artísticos, y cómo la pieza devino en un hito del paisaje de la bahía e icono de alto arraigo popular en la identidad capitalina, precisó un reporte de la Televisión Cubana. Asimismo se valoró que el Cristo está emplazado en un espacio público de admirable belleza, con vistas privilegiadas de la ciudad y la calidad del proceso de restauración que le devolvió su esplendor original.