Imprimir
Visto: 707

En la tarde de hoy, jueves 25 de abril, fue presentado el número 53 de la revista Opus Habana en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo. Ante una numerosa audiencia, Argel Calcines, editor general fundador de la publicación, expresó: «Cada número de Opus Habana es un destello de la Obra de La Habana Vieja que testimonia un hito simbólico y, al verse en conjunto como colección, es un gran resplandor». La flautista Niurka González, a quien está dedicada la sección «Entre cubanos», estuvo presente como invitada de honor.

Leer también
53 destellos de Opus Habana

Escenas martianas en nueva Opus Habana

Con su número 53 en orden consecutivo, Opus Habana reunió una vez más a una numerosa audencia conformada por colaboradores, investigadores, artistas y seguidores de la revista. La gala contó con la presencia de la reconocida flautista Niurka González, protagonista de esta nueva edición, la cual fue presentada por su editor general fundador, Argel Calcines .
Su portada es una fotografía de la estatua ecuestre del Apostol, emplazada en el Parque 13 de Marzo frente al Museo de la Revolución, réplica de la que existe en el Parque Central de Nueva York, esculpida por Anna Hyatt Huntington en 1958. En el proemio de la revista, titulado Serenidad y grandeza, el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, afirma: «Desde la cubierta de este número de Opus es posible apreciar la minuciosa reconstrucción de un episodio dolorosamente trascendental para Cuba (...) La bestia aparece suspendida y espantada ante el fuego del adversario, y a sus pies crecen las yerbas y las flores, quizás evocando aquel pensamiento martiano: "Mi verso crecerá: bajo la yerba. Yo también creceré."»
Abre la publicación el artículo «Martí niño, Martí para los niños» (toma su nombre del prólogo de Emilio Roig a la edición de la Edad de Oro de 1932), que explora los primeros años de aprendizaje del Héroe Nacional, decisivos en la posterior dimensión política, social y cultural que alcanzó su pensamiento por la relación de quien fuera su educador, Rafael María de Mendive. Breve Cronología Martiana, primera parada de dicho texto, es un hermoso recorrido de cuatro páginas desplegables que retrata los primeros ocho años de la edad escolar de Martí. «La profundidad con la que hemos trabajado estas imagénes para hacer algo distinto nos ha llevado a un cotejo de la cronología martiana, sobre todo de sus primeros retratos», expresó Calcines.
Haciendo referencia a la importancia de dejar testimonio escrito de la obra restauradora en su dimensión espiritual, Calcines ejemplificó con el doloroso incidente de la Catedral de Notre Dame: «Se puede perder el patrimonio en un segundo, pero no será así con la obra de Victor Hugo: Nuestra Señora de París. Esta novela -explicó- es un gran alegato en defensa del patrimonio e influyó en Rafael María de Mendive, quien ya en su madurez tenía un parecido físico con el gran escritor francés, como muestra su última fotografía, reproducida en este número de Opus Habana».
La tarde se vio engalanada con la flautista Niurka González, a quien se dedica la sección «Entre cubanos»: «Niurka ha logrado insuflarle a un instrumento mítico como la flauta, ese aliento de cubanía, a través de su obra y su genuina entrega», dijo Calcines, quien le agradeció su apoyo para concebir este número especial de la revista al más universal de los habaneros, o sea, a Martí.
El cierre de la jornada quedó en manos de la agrupación Ensemble Cantábile, que ofreció el concierto La armonía necesaria, con música cubana de salón del siglo XIX. Momento de deleite y de sorpresa para el público fue cuando Niurka González interpretó Sonata para flauta, de Leo Brouwer, en conmemoración a los 80 años de su natalicio y a quien le dedicó las siguientes palabras: «Para que esté presente su figura, por todo lo que ha hecho con su obra por los músicos. Ha sido nuestro maestro».

 

Primera imagen: las palabras de presentación del más reciente número de la revista Opus Habana estuvieron a cargo de su editor fundador, Argel Calcines. Debajo: momento sorpresa en que la homenajeada de la tarde, Niurka González, interpretó Sonata para flauta, del compositor Leo Brouwer. En la tercera imagen: concierto La armonía necesaria realizado por la agrupación Ensemble Cantábile. Por último, público asistente a la gala. Fotos: Lisandra Alamino.

 

Dianet  Armenteros y Olivia Rodríguez

Redacción Opus Habana