Imprimir
Visto: 843

Al Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler, le fue conferida la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III por Real Decreto 633/2019, de 31 de octubre. Con el lema latino «Virtuti et Merito», esta distinción reconoce «a todas aquellas personalidades relevantes, nacionales o extranjeras, que hayan prestado servicios eminentes al Estado».

Real Decreto 633/2019, de 31 de octubre, por el que se concede la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III a don Eusebio Leal Spengler.

En el Boletín Oficial del Estado español del pasado jueves aparece publicado el Real Decreto por el que el Jefe del Estado, Felipe VI, concede la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III al Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler. La distinción se otorga «Queriendo dar una muestra de Mi Real aprecio a don Eusebio Leal Spengler, a propuesta del Presidente del Gobierno, y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 31 de octubre de 2019».
Con el lema latino «Virtuti et Merito», esta distinción reconoce «a todas aquellas personalidades relevantes, nacionales o extranjeras, que hayan prestado servicios eminentes al Estado». La Real y Distinguida Orden Española de Carlos III fue establecida por el rey de España Carlos III, mediante real cédula de 19 de septiembre de 1771. Aunque desde su creación se encuentra dentro de la categoría de las órdenes militares, formalmente se convirtió en orden civil en 1847 y es la más alta concedida por España.
En 2017 a Leal Spengler también le fue entregada la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, otro de los más importantes reconocimientos que concede España. De igual manera en 2011 recibió la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, a propuesta del Ministerio de Educación y previa deliberación del Consejo de Ministros de ese país.

Redacción Opus Habana

La cruz de la Orden es de ocho puntas, rematadas en oro, con los brazos de la esmaltados en blanco y celeste, colores que simbolizaban el cielo y la pureza. En los ángulos,  cuatro flores de lis, símbolo de  la Casa  Borbón.  En el centro, un medallón con la imagen de la Inmaculada Concepción con manto azul celeste bordado con luceros de plata, como señala la iconografía mariana de la época. En el reverso de la cruz, en el centro del medallón, aparecen la cifra del fundador: CIII, rodeada por un anillo azul con la inscripción «Virtuti et merito», lema de la Orden. Corona la cruz una corona de laurel.