Imprimir
Visto: 135

El Palacio del Segundo Cabo acogió el estreno mundial del documental Cuervo y Sobrinos: el valor del tiempo, del joven realizador cubano Alfredo Herrera Sánchez. El material que sirvió de tesis de grado se acerca a la historia de la legendaria marca de relojes fundada en La Habana en 1882, y su permanencia hasta nuestros días aún en el Centro Histórico, como tienda-museo gracias al empuje del Historiador de la Ciudad de La Habana, el Doctor Eusebio Leal Spengler.

El Palacio del Segundo Cabo acogió el estreno mundial del documental Cuervo y Sobrinos: el valor del tiempo, del joven realizador cubano Alfredo Herrera Sánchez.
«El material que sirvió de tesis de grado se acerca a la historia de la legendaria marca de relojes fundada en La Habana en 1882, y su permanencia hasta nuestros días aún en el Centro Histórico, como tienda-museo gracias al empuje del Historiador de la Ciudad de La Habana, el Doctor Eusebio Leal Spengler.
Nuestro documental, y digo nuestro porque desde la Oficina del Historiador lo hemos apoyado mucho, recibió la bendición del Historiador de la Ciudad de La Habana, el Doctor Eusebio Leal Spengler, por la razón que le asistía; porque eligió que La Habana Vieja fuera el espacio que en su versión más contemporánea Cuervo y Sobrinos tuviera su tienda y museo de exhibición de todos los artilugios que se conservaron, a pesar del tiempo, en muy buen estado y que hoy forman parte de esa imagen tan acogedora que posee la casona de la esquina de Muralla», dijo Magda Resik Aguirre, Directora de Comunicación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, presentadora del material.
«Leal nos enseñó que esta era una marca de gran importancia para La Habana y por supuesto para Cuba porque había sido fundada en este lugar. Se dice que es la marca latina de relojes suizos, pero yo me atrevería a decir que es la marca cubana, habanera de relojes suizos», enfatizó Resik.
El material de 46 minutos de duración recrea la historia de la casa relojera desde su nacimiento en La Habana a finales del siglo XIX, su expansión comercial, su manufactura en Suiza, su devenir por varios siglos y su renacimiento en el presente, aún atado al sitio fundacional. La factura del material, desde su concepción, estilo narrativo, información visual y entrevistas es excelente, y está garantizada desde la selección misma del equipo técnico que acompañó al joven cineasta.
«Alfredo ha defendido con su documental la necesidad que tenemos de que la comunicación cada vez se asocie más con procesos de conocimiento y promoción del patrimonio. Este documental es una investigación muy rigurosa para la que abrimos todos los archivos de la Oficina del Historiador (…) Hoy con esta entrega, con este regalo de Alfredo, vamos a disfrutar mucho de esos nuevos modos de mostrar el patrimonio, y también vamos a entender que aún las gestiones más elementales del comercio y el empresariado también forman parte del patrimonio de la nación», apuntó la presentadora.
«Con esta proyección rendimos homenaje a La Habana en sus más de cinco siglos de fundada y está dedicado sobre todo a la memoria del Dr. Eusebio Leal Spengler que tanto apoyó la presencia de Cuervo y Sobrinos en el Centro Histórico, y la realización de este material audiovisual», reflejó la marca en las palabras del acto.
La cita de Cuervo y Sobrinos S.A. en el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa sirvió de momento preciso para la entrega del Latino Award 2020, galardón que cada año entrega la casa de relojería desde 2003 «a caracteres latinos que han sobresalido en su ámbito de actividad. Entre ellos lo han recibido el cineasta Pedro Almodóvar, el actor de origen cubano Andy García, el destacado músico cubano Chucho Valdés, el Doctor Eusebio Leal por su incansable labor como Historiador de La Ciudad de La Habana, en su labor de conservación y rescate del patrimonio material e inmaterial, la bailarina española Tamara Rojo, el actor Antonio Banderas, el bailarín, coreógrafo y director de ballet Carlos Acosta, entre otros».
Este año el premio recayó en el Príncipe de las Alturas, Javier Sotomayor, campeón olímpico y recordista mundial de salto de altura, quien se mostró visiblemente emocionado.
«Este es un espacio para agasajar a un hombre que ha rendido honores a Cuba con su trabajo. Ese placer inmenso que él sintió en su ejercicio deportivo fue a la vez el placer y el orgullo de millones de cubanos que durante generaciones hemos admirado su gran competencia, su humildad, y su capacidad para vivir como un cubano, con ese compromiso inmenso por un deporte que forma parte del patrimonio nacional», dijo Resik Aguirre, quien entregó el Latino Award en representación del Señor Massino Rossi, CEO de Cuervo y Sobrinos, quien no pudo viajar a Cuba ante la actual situación de rebrote de Covid-19 en Europa.
El encuentro de Cuervo y Sobrinos en el Palacio del Segundo Cabo sirvió para que se reunieran en este espacio diferentes generaciones de personas que de una forma u otra han tenido que ver con el devenir de este sello. Desde trabajadores de la tienda en sus diferentes vidas, directivos de la marca y de sus espacios de comercialización, trabajadores de la Oficina del Historiador vinculados a la vertiente patrimonial del inmueble. Todos partícipes y conscientes de que la promoción y preservación del patrimonio tangible e intangible de la marca relojera es la firma de un compromiso con la promoción y divulgación del patrimonio cubano y habanero.

Tomado de Habana Radio