Imprimir
Visto: 341

En vísperas del 127 aniversario de la caída en combate del Apóstol fue presentado el libro Enfermedades de José Martí por su autor, el Dr. Ricardo Hodelín Tablada. El acto tuvo lugar en la Casa Eusebio Leal Spengler y contó con la presencia de Antonio Orta, y Ariel Gil, responsable del centro.

Dame el yugo, oh mi madre, de manera/ Que puesto en él de pie, luzca en mi frente/ Mejor la estrella que ilumina y mata. Con este verso final del poema Yugo y Estrella, podría caracterizarse la presentación del libro Enfermedades de José Martí por su autor, el Dr. Ricardo Hodelín Tablada, en la Casa Eusebio Leal Spengler, al cumplirse el 127 aniversario de la caída en combate del Apóstol de la Independencia de Cuba.

Este lanzamiento fue una de las actividades programadas por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana en vísperas de tan significativa fecha: 19 de mayo. «Las páginas de este libro son capaces de hacernos llorar», expresó Ariel Gil, responsable de la Casa, para quien el cuaderno «se corresponde con la visión que tenía Leal cuando se refería a la condición humana de los héroes como seres de carne de hueso».

Esas palabras dieron pie para que el Dr. Hodelin Tablada, quien estuvo acompañado por su amigo Antonio Orta Rodríguez, reconociera cuán emocionante era para él presentar el libro en la última morada donde radicó el Eterno Historiador de la Ciudad, «uno de los martianos más profundos de Cuba, quien pudo conocer y valorar el manuscrito». Este texto es el resultado de más de diez años de investigación, desde 1996 hasta 2007, incluyendo la revisión de unas mil 300 misivas que componen el epistolario martiano, para inferir cuáles eran los padecimientos del Héroe Nacional. Asimismo fueron consultados numerosos escritos de los contemporáneos de Martí, así como variada documentación inédita en archivos nacionales y extranjeros. 

Durante sus seis capítulos, el libro sienta las bases para identificar las distintas enfermedades que sufrió el Apóstol, afectando sus pulmones, hígado y visión ocular. Como neurólogo de profesión, el Dr. Hodelín concluye que esos males eran mayormente las secuelas de una sarcoidosis mal tratada, incluidas periódicas afectaciones del sistema nervioso. Estas últimas explicarían las «morideras» que describe el propio Martí para referirse a sus largas postraciones, luego de sufrir desmayos, cefaleas, afonías y otras afecciones de índole neurológica, además de tener también síntomas cardiovasculares como dolor del tórax y fuerte taquicardia.

«No hay enfermedad que me detenga», escribió el Apóstol alguna vez cuando se consagraba a la preparación de la Guerra Necesaria contra el colonialismo español. Su trabajo era intenso, apenas dormía y esto debió agravar esa «enfermedad larga y grave», como el propio Martí le llamara. Este es principal aporte del libro del Dr. Hodelín Tablada, «una suerte de biografía médica del Apóstol», al decir de Ariel Gil, cuando llamó a una relectura del texto desde esa perspectiva.  

La primera edición de Enfermedades de José Martí, con prólogo del Dr. Ibrahim Hidalgo Paz, obtuvo el premio martiano de la crítica Medardo Vitier 2008. Reeditado por la propia Editorial Oriente, una segunda edición —revisada y ampliada— vio la luz una década después con prólogo del Dr. Pedro Pablo Rodríguez. Ahora esta segunda edición ha tenido una nueva tirada de 3000 ejemplares en 2022. 

Un centenar de ellos se vendieron en la Casa Eusebio Leal Spengler, donde todavía está expuesta la muestra «Homagno. Pervivencia de José Martí», inaugurada el 28 de enero de este mismo año para testimoniar la vocación martiana del Eterno Historiador de la Ciudad, así como de su predecesor Emilio Roig de Leuchsenring.

  Presentación del libro Enfermedades de José Martí, en la Casa Eusebio Leal Spengler. En las imágenes, de izquierda a derecha, Ariel Gil, responsable de la Casa; el Dr. Ricardo Hodelín Tablada, autor del libro; y su amigo Antonio Orta Rodríguez.

 

Redacción Opus Habana