Imprimir
Visto: 4852
 Durante cuatro días, en el Centro Histórico se desarrolló un programa conmemorativo por el 75 aniversario del histórico primer vuelo Sevilla-Cuba-México que incluyó una conferencia del Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, así como intervenciones del general de división del Ejercito del Aire de España y jefe del servicio histórico y cultural, Javier Criado Portal, además de la develación de una lápida, que recuerda el paso por esta zona de la capital de los pilotos aviadores españoles Mariano Barberán y Joaquín Collar, y la exhibición de un documental.

 Lleno de edificaciones que recuerdan el paso hace 75 años de los aviadores pilotos Mariano Barberán y Joaquín Collar, el Centro Histórico de La Habana sirvió de sede para evocar una de las mayores hazañas aéreas de todos los tiempos.

 
 El Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, el lunes 7, dio inicio a las conmemoraciones por el 75 aniversario del Cuatro Vientos con una conferencia que rememoró el periplo realizado por la aeronave que el 11 de junio de 1933 llegara a la ciudad de Camagüey, luego de volar unas 40 horas. Al día siguiente, parte hacia La Habana donde se le tributan varios homenajes a sus tripulantes, como el ofrecido en el patio del Palacio de los Capitanes Generales, hoy Museo de la Ciudad, recordó el orador. 

Con una jornada conmemorativa, el Centro Histórico de La Habana rindió tributo de recordación a los pilotos aviadores el capitán Mariano Barberán y el teniente Joaquín Collar, protagonistas principales del histórico vuelo Sevilla-Cuba-México realizado en 1933 por la aeronave Cuatro Vientos que debe su nombre al aeródromo homónimo, una de las cunas de la aviación española.
Este hecho es considerado el último de los grandes raids de la aviación militar española y una de las mayores hazañas aéreas de todos los tiempos. Fue planificado meticulosamente por Barberán, catalogado como uno de los mejores navegantes de su época. También se destacó el sargento mecánico Modesto Madariaga, quien participó en el alistamiento del Cuatro Vientos para el vuelo trasatlántico, y viajaría desde España a La Habana para un segundo mantenimiento al aparato.
Piloteado por el teniente Collar, el breguet con motor hispano-suizo realizó con pleno éxito y exactitud el trayecto más largo jamás volado hasta entonces sobre el océano por un avión terrestre. La primera etapa de Sevilla a Camagüey fue exitosa. No resultó así la segunda, de La Habana a México, en cuyo trayecto desaparecieron hombres y máquina, sin saberse aún las causas de tal desastre. El único monumento que ha perdurado en Cuba a Barberán y Collar, está ubicado allá en territorio camagüeyano.

 
 Javier Criado Portal, jefe de la delegación del Ejército del Aire de España que viajó expresamente a las conmemoraciones por el 75 aniversario del Cuatro Vientos, devela una tarja conmemorativa, con los rostros grabados de Mariano Barberán y Joaquín Collar junto al breguet con motor hispano-suizo, en la esquina de las calles Prado y Ánimas, sede del antiguo Casino español de La Habana, uno de los lugares más céntricos de la capital cubana.

La jornada de homenajes la inició el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler, con una disertación sobre el tema en la sala teatro de la biblioteca pública Rubén Martínez Villena, donde estuvo presente una delegación que, encabezada por el general de división del Ejercito del Aire y jefe del servicio histórico y cultural, Javier Criado Portal, viajó procedente de España especialmente para la ocasión.
Según Leal, en estos pilotos que asumieron tan peligrosa profesión el desafío era perenne. “Cuando hoy vemos el programa del viaje y lo que ellos hicieron, no podemos dejar de asombrarnos”, confesó al  calificar de acción de paz el histórico acontecimiento, por lo que Cuba, dijo, jamás los olvidará. “Y no los recordamos en la pérdida, los recordamos en la gloria”, sentenció.
Para el orador, La Habana Vieja está llena de lugares relacionados con el hecho: el edificio de la antigua sección consular, la edificación de la embajada española en La Habana, el inmueble del otrora Casino español... que, dijo, nos devuelven la imagen festiva de ambos.
Durante la velada inaugural, Criado Portal entregó a Leal la medalla de plata conmemorativa y una reproducción facsimilar del Testimonio de admiración y simpatía  a los héroes Barberán y Collar, volumen que contiene todo lo publicado por la prensa cubana durante los días que permanecieron en el país los protagonistas del primer vuelo España-Cuba-México. El texto original se conserva en el Museo de Aeronáutica y Astronáutica de Madrid, ubicado en la base aérea del Cuatro Vientos.
En la mañana del jueves 10, la delegación española depositó una ofrenda floral ante la estatua del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en el Parque Central, para luego en el antiguo Casino español develar una lápida que rememora la recepción ofrecida a Barberán y Collar por las distintas comunidades hispanas en la Isla.
En la propia biblioteca pública Rubén Martínez Villena, dos horas después, se puso punto final a las acciones evocativas en el Centro Histórico tras la exhibición del documental «El misterio del Cuatro Vientos», del director español Alfonso Domingo que presentó el general de aviación José Sánchez Méndez, uno de los asesores históricos y aeronáuticos del corto.
Una apreciación muy personal del trascendental acontecimiento de la aviación mundial, brindó un grupo de 17 artistas de la plástica cubana que se unieron en la exposición colectiva «El Cuatro Vientos en La Habana», inaugurada el mismo día a las 6:30 pm, en la Asociación Canaria de Cuba Leonor Pérez Cabrera. Se destaca la obra Mi visión del Cuatro Vientos, del pintor Orlando Cordero, quien cuenta ahora con 87 años y asegura haber visto volar por encima de su vivienda de entonces, en el poblado de Bahía Honda, la aeronave española cuando enrumbó hacia el Golfo de México, donde desapareció el 20 de junio de 1933.

Redacción Opus Habana