Imprimir
Visto: 2007

En horas de la mañana del primero de marzo, quedó abierto al público el primer recorrido interior en el Capitolio Nacional. Luego de años de intenso trabajo, el pasado 24 de febrero fue izada la bandera en el frontispicio del palacio y podrá ser visitado el Gran Salón de los Pasos Perdidos, el Mausoleo del Mambí Desconocido y las Salas Baire, Baraguá y Simón Bolivar. Igualmente, se podrá disfrutar de una primorosa colección de cristales, vajillas, cubertería, tanto del Capitolio como del Palacio Presidencial; así como otros objetos de carácter histórico.

En breve ya se verá los trabajos de dorado de la cúpula y el próximo año, en ocasión del 500 aniversario de la ciudad, las lámparas que giran dentro de la linterna del capitolio, iluminarán nuevamente el cielo de La Habana.

Este primero de marzo, en horas de la mañana, se ha abierto al público el primer recorrido interior en el Capitolio Nacional. Han sido años de un trabajo arduo para lograr poner la obra en este punto. El 24 de febrero de este año fue izada la bandera en el frontispicio del palacio. Es el acto penúltimo de un gran trabajo de restauración, en el cual han intervenido todas las artes.
 


En breve ya se verá los trabajos de dorado de la cúpula y el próximo año, en ocasión del 500 aniversario de la ciudad, las lámparas que giran dentro de la linterna del Capitolio, iluminarán nuevamente el cielo de La Habana.
 


Me alegra extraordinariamente que el Gran Salón de los Pasos Perdidos, de 120 metros de largo, con la gran escultura de la República, obra del artista italiano Angelo Zanelli, sea visitable a partir de este primero de marzo por parte de los cubanos, en primer lugar, y de personas de cualquier parte del mundo, que verán con admiración cómo Cuba conserva su patrimonio y su memoria histórica.
 

 
Deseo, al emitir este anuncio, agradecer sinceramente al General Presidente Raúl Castro Ruz por su apoyo incondicional a la restauración de este bello edificio como símbolo de la nación cubana. Me alegra extraordinariamente que él haya visitado los cimientos del Capitolio Nacional donde se encuentra el mausoleo del Mambí Desconocido, rodeado de las banderas de todas las naciones del continente y también de aquellos que fueron solidarios con Cuba en años de tribulación en nuestras luchas por la independencia en el pasado siglo XIX.


Me alegra reconocer que cada semana una ofrenda floral con su nombre, es colocada frente a la tumba del mambí y cerca de la llama eterna: ese monumento es el símbolo de la nación, de su esperanza, de sus sacrificios, de su esfuerzo.
En esta oportunidad podrán ser recorridos salones como Baire, Baraguá, Simón Bolívar y el aula contentiva de la biblioteca José Martí; al mismo tiempo que el histórico Hemiciclo Norte, que en su momento ocupó la Cámara de Representantes de la República, sea actualmente un espacio de uso habitual para las comisiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular que tiene en el Capitolio, como le corresponde, su sede institucional.
 


También los visitantes podrán observar la colección primorosa de los cristales, las vajillas, la cubertería, tanto del Capitolio como del Palacio Presidencial; otros objetos de carácter histórico, como las constituciones cubanas, y ya ha sido colocada la bandera de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, como fue su histórico mandato y el mandato de la gloriosa Constitución de Guáimaro de abril de 1869, en la Sala de Juntas – quiere decir, en el hemiciclo de Capitolio Nacional.
Ya en la segunda mitad de este año intensamente se trabaja en la zona sur, en el antiguo Hemiciclo del Senado, en los grandes salones que acompañan esta otra parte del edificio.

Eusebio Leal Spengler
Habana Radio