Imprimir
Visto: 1012

El Historiador de La Habana, Dr. Eusebio Leal Spengler, fue condecorado el pasado 28 de abril con la Orden Nacional Juan Mora Fernández en el grado de Gran Cruz Placa de Plata, de manos del presidente de la República de Costa Rica, Luis Guillermo Solís. La Orden, entregada en ceremonia realizada en la sede presidencial en la ciudad capitalina de San José, lleva el nombre del primer presidente costarricense y se le otorga a personalidades extranjeras por sus servicios distinguidos al país.

«Cuba aprecia profundamente su amistad, su cariño, su valentía política, su desafío de las presiones. Somos un pueblo, somos una nación, somos una familia», expresó el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís condecoró a Eusebio Leal, con la Orden Nacional Juan Mora Fernández en el grado de Gran Cruz Placa de Plata.

Tras entregarle la alta distinción y colocarle la banda con los colores patrios de Costa Rica, Solís señaló que «nuestro país le da la bienvenida y lo recibe con máximos honores por su contribución a la pacífica convivencia de las comunidades humanas. También por su sencillez, que es el atributo mayor de las almas virtuosas».

Lo hago con la satisfacción que el pueblo de Costa Rica lo recibe, señaló y le deseó a Leal éxitos, de forma tal que continúe desplegando por muchos años la misión que se ha impuesto en beneficio de la patria cubana y también de la patria americana.

Por su parte, el Historiador de La Habana apuntó: «con profunda gratitud visto los colores de la República de Costa Rica, es un honor para mi» y añadió que las condecoraciones no se piden, se aceptan siempre con humildad.

«Es un acto de distinción y un dado gratuito que viene del amor y el reconocimiento a lo que uno ha podido hacer en la vida que acerquen a los pueblos americanos», sostuvo.

Aseveró que se alegra profundamente de hacerlo en esta casa, donde además de estar la sede presidencial, están los retratos de los hombres que hicieron posible la existencia misma de la nación en años que fueron para muchos de ellos angustiosos y difíciles.

Un lugar privilegiado que - entre esos padres - se encuentra el retrato del lugar teniente general del Ejército Libertador de Cuba, Antonio Maceo, en quien brillan cualidades excepcionales, como varón de justo propósito, como hombre que hizo de la autosuperación y del ejemplo el timbre de su personalidad.

Leal valoró la acogida que le dieron los costarricenses a Maceo y otras familias cubanas, así como a José Martí en sus dos visitas, y de quien dijo fue el creador de la unidad nacional.

Destacó la devoción con que los costarricenses cantan su himno y aseguró que eso es fruto de la escuela, es el fruto de la educación. Asimismo encomió la vocación pacifista de Costa Rica, que abolió su ejército.

Resaltó al presidente de Costa Rica y le manifestó que «Cuba aprecia profundamente su amistad, su cariño, su valentía política, su desafío de las presiones. Somos un pueblo, somos una nación, somos una familia. Quizás lo que muchos desconocen son las profundas raíces que ha dejado esa familia en Costa Rica y en Cuba».

El historiador cubano se encuentra en San José desde el jueves 26 de abril, invitado por la presidencia tica, y antes de recibir la alta condecoración ofreció la conferencia magistral «Desafío de una utopía. La Habana Vieja, crónica de la obra en restauración», con la cual cautivó a un nutrido auditorio en la josefina Escuela Buenaventura Corrales (Edificio Metálico), Patrimonio Arquitectónico de Costa Rica.

A esta actividad asistió el presidente de Costa Rica y varios de sus ministros, así como profesores de la enseñanza general y miembros del cuerpo diplomático acreditado en este país.

De igual manera, estuvieron presentes diputados, integrantes del Movimiento de Solidaridad con Cuba, cubanos en misión estatal y residentes en Costa Rica, especialistas de diferentes ramas de la cultura, estudiantes y profesores universitarios, entre otros.

Alejandro Gómez
Prensa Latina

Imagen superior: El presidente de la República de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, en el acto de condecoración al Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler. Imagen inferior izquierda: Insignia de la Orden Juan Mora Fernández: sobre un pentágono de oro, una estrella de cinco puntas de plata, rematadas en cola de milano con borde de oro. En el centro, un anillo de azur con una inscripción que reza «JUAN MORA FERNANDEZ» y dentro del círculo azur una efigie de oro del mismo. Imagen inferior derecha: El Historiador durante sus palabras de agradecimiento en la ceremonia de investidura.