Imprimir
Visto: 88

En la noche del 26 de mayo, la Catedral de La Habana abrió sus puertas para acoger una cita musical. Dedicado a los 500 años de la ciudad, el sonido de «Un réquiem alemán»,obra del compositor y pianista alemán Johannes Brahms, logró emocionar al público. El concierto contó con la participación de la Orquesta del Lyceum de La Habana, la Sinfónica del Isa adjunta a este centro socio cultural, además de la Academia Balthazar Neuman y la Orchesterzentrum NRW. Además de las agrupaciones mencionadas, intervinieron un total de 10 coros.

Leer más.