Imprimir
Visto: 281

 La revista Opus Habana fue presentada en la 27 Feria Internacional del Libro, el sábado 3 de febrero, en el stand de Publicaciones Periódicas del Instituto Cubano del Libro, por Argel Calcines, su editor general fundador; Celia María González, editora ejecutiva, y Yadira Calzadilla, diseñadora de la publicación.

En una intervención a tres voces, los presentadores se refirieron a los aspectos editoriales que acompañan la realización de cada número de la  revista desde que saliera a la luz su primer volumen en 1996 como testimonio de la obra de restauración del Centro Histórico de La Habana y la cosmovisión de su artífice: el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler.

La revista Opus Habana fue presentada en la 27 Feria Internacional del Libro, el sábado 3 de febrero, en el stand de Publicaciones Periódicas del Instituto Cubano del Libro, por Argel Calcines, su editor general fundador; Celia María González, editora ejecutiva, y Yadira Calzadilla,
diseñadora de la publicación.
En una intervención a tres voces, los presentadores se refirieron a los aspectos editoriales que acompañan la realización de cada número de la  revista desde que saliera a la luz su primer volumen en 1996 como testimonio de la obra de restauración del Centro Histórico de La Habana y la cosmovisión de su artífice: el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler. Ejemplificando con determinados números impresos, en los que se manifiesta el trabajo multidisciplinar y la cuidadosa sintaxis de palabra e imagen, Calcines intercambió criterios con sus colaboradoras, «quienes me apoyan no ya solamente en la labor editorial, sino que han aportado valiosos  trabajos a la revista relacionados con sus propios campos de estudio como investigadoras orientadas hacia la historia cultural y la gestión y preservación del patrimonio».
Calcines hizo énfasis en la historicidad de los 51 números que ya posee la revista, sus sesiones habituales y su carácter coleccionable, que se ha acrecentado en la medida que la publicación se ha mantenido fiel a su cometido primigenio: «Opus Habana es un testimonio de la dimensión histórico-artística que anima espiritualmente la restauración de la parte más antigua de la ciudad, a la par que ha dejado constancia de sus principales hitos y protagonistas: historiadores, arqueólogos, sociólogos, restauradores y otros especialistas que son nuestros colegas y contribuyen al sostén de la revista».
También aprovechó la ocasión para adelantar algunas de las temáticas contenidas en el próximo número 52 relacionadas con la conmemoración del 500 aniversario de La Habana en 2019, entre ellas un amplio trabajo sobre las obras de restauración de El Templete como «núcleo simbólico de la habaneridad».
Por su parte, Celia María González se refirió al permanente homenaje que Opus Habana realiza al primer Historiador de la Ciudad, Emilio Roig de Leuchsenring, desde la publicación de sus crónicas de costumbres en los soportes impreso y digital de la revista, hasta la realización de investigaciones que contribuyen a reafirmar su labor al frente de la Comisión de Monumentos, Edificios y Lugares Históricos y Artísticos Habaneros, que fundó en 1940.
Al referirse a la actuación de Roig en los espacios públicos desde 1935, puso como ejemplo el artículo de su propia autoría sobre el homenaje que se dedica a Nicolás Estévanez en la Acera del Louvre, y que constituye en la actualidad una de las tradiciones más antiguas de la Oficina del Historiador. «Mi interés hacia la historia cultural se ha ido acrecentando en la medida que he tenido que combinar mi formación como historiadora y el trabajo editorial con especialistas de distintas ramas del patrimonio», afirmó.
Yadira Calzadilla se refirió al número dedicado al Teatro Martí, con un despliegue gráfico y colaboraciones de diferentes autores que abordan la historia de ese espacio, cuna de la zarzuela cubana. Al ejemplificar con trabajos de su propia autoría sobre la litografía tabacalera y de marquillas cigarreras como fuente documental, destacó la importancia de su estudio para profundizar en la vida cotidiana y los tipos y costumbres decimonónicos. «Acostumbrado a enfocarse desde el coleccionismo, ese patrimonio gráfico adquiere un mayor significado cuando se valoriza desde la perspectiva patrimonial», aseveró.
A su vez, Calzadilla es diseñadora de  El Sincopado Habanero,  publicación digital que —bajo la edición general de Viviana Reina Jorrín, también miembro del equipo editorial de Opus Habana— contribuye a divulgar los resultados del Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas, que dirige la Dra. Miriam Escudero. Esta última, también presente en el encuentro, expresó: «El Sincopado… es hijo de Opus Habana y nace por la necesidad de dar a conocer los trabajos de investigación de los diplomados en Patrimonio Musical  Hispano y en Patrimonio Musical Organístico, además de la Maestría en Gestión del Patrimonio Histórico-Documental de la Música».
Al concluir la presentación, Escudero y Calcines coincidieron en afirmar que no puede entenderse la grandeza de la cultura cubana sin el aporte de las publicaciones periódicas. De ello da fe el libro Música de salón en publicaciones periódicas. La Habana 1829-1867, realizado por el Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas en conjunto con el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (CIDMUC) y la Universidad de Valladolid (UVA).

Redacción Opus Habana

Imagen superior: Argel Calcines, editor general fundador de la revista Opus Habana (al centro), junto a la editora ejecutiva Celia María González, (a la izquierda), y la diseñadora Yadira Calzadilla (a la derecha). Imagen inferior: Público asistente a la presentación, en el stand de Publicaciones periódicas del Instituto Cubano del Libro.