Imprimir
Visto: 22

En la mañana del 10 de julio, en conmemoración a las tres décadas de la desaparición física del poeta Nicolás Guillén, tuvo lugar en la Alameda de Paula la develación de una tarja honorífica, junto a la escultura ya existente. Luego de la colocación de una ofrenda floral, Nicolás Hernández Guillén, presidente de la Fundación Nicolás Guillén, expresó que el emplazamiento de la imagen no es casualidad: «Este era uno de sus espacios preferidos en una ciudad a la que quiso mucho. Todo el mundo sabe que él nació en Camagüey, pero sin La Habana no hubiera podido hacer gran parte de su obra; y amó profundamente a La Habana y entre sus virtudes, también quiso mucho a Eusebio Leal».