Imprimir
Visto: 102

La Muralla de mar fue una de las primeras construidas durante el imperio colonial español (1492-1898) en América y está considerada entre las de mejores características arquitectónicas, por los materiales empleados en su construcción y toda la estructura que cubre la bahía y su relación directa con el entorno natural.

La Muralla de mar fue una de las primeras construidas durante el imperio colonial español (1492-1898) en América y está considerada entre las de mejores características arquitectónicas, por los materiales empleados en su construcción y toda la estructura que cubre la bahía y su relación directa con el entorno natural.
Así explicó Andy Gómez Hernández, especialista del Museo de Arqueología, a los participantes en un recorrido que abarcó los espacios arqueológicos de la Muralla de mar y el Real Arsenal, que se integra a la Ruta especial Sistema defensivo de La Habana Colonial del programa de verano Rutas y Andares, concebido por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH).
En el paseo, que comenzó en la otrora Maestranza de Artillería, contigua al hoy Anfiteatro del Centro Histórico y al parque infantil, Gómez señaló que precisamente allí se inicia lo que se denomina Parque arqueológico, el cual se extiende hasta los jardines del Museo Castillo de La Real Fuerza, muy próximo al baluarte de la muralla de mar, situado al lado del Museo de Arqueología, en Tacón núm. 4.
El joven guía se refirió a una de las más antiguas excavaciones arqueológicas, protagonizadas por el Historiador de la Ciudad, Dr. Eusebio Leal Spengler, y el antiguo director del Gabinete de Arqueología, Leandro Romero, y a las más recientes que comenzaron por iniciativa del Dr. Leal, con el objetivo de mostrarle al caminante una parte de lo que era la Muralla de Mar.
Indicó que el primer Sistema defensivo de La Habana «era un todo incluido»: la muralla de tierra y de mar para defender a la ciudad de los ataques de corsarios y piratas, por vía marítima y por tierra. La de mar comenzaba en la conocida zona de La Punta, donde tenía su primer baluarte; y se extendía por varios kilómetros, hasta llegar al sitio donde hoy está la Terminal de Cruceros. A partir de este lugar, dijo se unía con la muralla de tierra, en la Estación Central de Ferrocarriles, erigida en 1912 en los terrenos del Antiguo Real Arsenal de La Habana.
Informó que en estos momentos «nos encontramos en proceso de inversión con el Departamento de Inversiones de la OHCH y diferentes empresas afines para "musealizar todos estos espacios", en aras de que el público conozca lo que existía y, a la vez, hacerlo coherente con la construcción de la ciudad».  Muy cerca de La Real Fuerza se levantará un puente peatonal y para el paso de los automóviles, en aras de lograr que «las excavaciones arqueológicas convivan con la vida cotidiana de la urbe.»
Añadió que a mediados del siglo XIX las murallas perdieron su utilidad militar y se determinó su demolición. Luego se rellenaron los espacios y nació lo que conocemos como Avenida del Puerto.
Finalmente, los participantes en la ruta penetraron en el Museo de Arqueología, donde, desde la sala de Arqueología aborigen, apreciaron una vista panorámica de la Muralla de mar, y constataron todo el proceso de construcción y excavaciones que actualmente se desarrollan en esa zona del entorno colonial habanero.
Este viernes 19 de julio, como parte de la Ruta especial Sistema defensivo de La Habana Colonial, se realizó un recorrido por el Castillo de La Real Fuerza, también a cargo de Andy Gómez Hernández, especialista del Museo de Arqueología, y de Oireniel Torres, de La Real Fuerza.
Esta Ruta muestra a los participantes las características históricas, arquitectónicas, militares y arqueológicas de los castillos declarados, junto al Centro Histórico de La Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco en 1982.

Teresa de Jesús Torres Espinosa
Habana Cultural

Momentos de la ruta por muralla marítima realizada como parte de las actividades del  programa de verano Rutas y Andares.