La Habana de la segunda mitad del siglo XIX contaba con varias líneas de ferrocarriles que permitían conectar las zonas productoras azucareras de Sur y el Este con el puerto. Por ello, ningún itinerario ferroviario podía destinarse para brindar servicio de transportación de pasajeros al interior de la ciudad, ni se posibilitó su conexión con los poblados allende las murallas. Esta función le correspondió al tranvía de tracción animal o de «sangre», introducido para remodelar el sistema de transporte existente y masificar el movimiento de pasajeros en la capital.

Este artículo propone un recuento histórico de la Escuela Taller de La Habana, institución clave en el rescate del patrimonio y la formación de los nuevos operarios de la restauración y la salvaguarda del Centro Histórico de La Habana. A través de un análisis de su programa docente, del perfil laboral de sus egresados y de las obras de restauración en que han intervenido activamente, se ofrece una valoración integral del desempeño de la Escuela Taller en sus veinticinco años de creada.
Por: MSc. José Ramón Rosete
Descargar en pdf

Hasta el domingo 18 de diciembre el público podrá apreciar la exposición «Levitación», del artista visual Moisés Finalé, en la galería Orígenes del Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso». En su mayoría, componen la muestra obras de gran formato que «no son nunca superficies inertes, son, todo lo contrario, espacios vivos, construidos por líneas e imágenes sutiles y poderosas que nos impresionan por su belleza, misterio y composición», como señalara el crítico de arte Rafael Acosta de Arriba en sus palabras al catálogo de la exhibición.

Aquí se introduce la noción de habaneridad para estudiar la conmemoración de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana como un constructo político-cultural que se originó en el siglo XVIII.