La tentadora oferta de Ángel Ramírez (La Habana, 1954) de saborear café en una galería de arte mientras se decodifican los símbolos de sus propuestas iconográficas, ha reafirmado lo singular de su obra dentro del heterogéneo panorama de la plástica cubana actual.