Para esta mujer, santiaguera de nacimiento y habanera por devoción, hacer cine es una alegría indescriptible, más allá de todos los obstáculos.

Con sus diseños de vestuario para películas y puestas en escena teatrales, esta mujer de ilustre ascendencia ha contribuido a la creación de un referente visual que nos acerca a la esencia vívida, palpitante, de nuestra nacionalidad.

Dirigido por el pianista Ulises Hernández, el Lyceum Mozartiano de La Habana, con sede en el Oratorio de San Felipe Neri, tiene ya dos años de creado.

Reconocida como una de las más prestigiosas promotoras de la cultura cubana, su quehacer ha contribuido al desarrollo del teatro, las artes plásticas, la música…, entre otras manifestaciones artísticas. Sin embargo, fue el trabajo comunitario el que la hizo adquirir la firmeza que la distingue, además de propiciarle el regocijo que constituye la base de su proverbial jovialidad.