A propósito de la presentación del libro Treinta maravillas del patrimonio arquitectónico cubano, Opus Habana conversa con la historiadora Alicia García Santana sobre el tema que le ha granjeado reconocimiento internacional: el origen y evolución de la vivienda cubana. Sus ideas y aportaciones contribuyen a comprender que «la significación del bohío no es arquitectónica sino cultural», además de resultar un valioso testimonio para un artículo que, sobre los usos de la palma real, prepara nuestra redacción.

El más reciente resultado de la labor como fotógrafo y editor de Julio A. Larramendi Joa (Santiago de Cuba, 1954), es el volumen Treinta maravillas del patrimonio arquitectónico cubano que, con textos de Alicia García Santana, fue calificado de bella unión entre palabra e imagen por Eusebio Leal Spengler, quien lo presentó el jueves 7 de febrero, en la Basílica Menor de San Francisco de Asís.

Los dos primeros volúmenes compilatorios del legado en prosa de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal —que forman parte del catálogo de Ediciones Boloña en la XXII Feria Internacional del Libro—, serán presentados el próximo martes 19 de febrero a las 3:00 p.m., en la Calle de Madera de la Plaza de Armas.

Dando forma a una visualidad cada vez más lírica y compleja, esta creadora indaga en el universo femenino con un estilo muy personal que destaca por la excelencia del dibujo y su caudal alegórico.