Durante la primera edición de la Bienal de Arquitectura de La Habana tuvo lugar la muestra colectiva «Ciudad: deseos, signos, memorias...». De esta manera, en 2003 el Convento de San Francisco de Asís ofreció desde la diversidad de generaciones de artistas, «caleidoscópicas miradas sobre la ciudad y sobre la relación del hombre con su entorno».
 Su estudio-galería, en la calle de los Oficios, contribuye a la gesta restauradora del Centro Histórico y deja entrever nuevas perspectivas de creación.
 El humor y la voluntad lúdrica caracterizan la obra de este artista cubano, quien con inigualable maestría es capaz de iluminar lo mismo el barro, que la madera, el lienzo, la piedra, el vidrio...
 Entre los pintores cubanos actuales podemos encontrar a Rigoberto Mena, artista que «ha apostado por la abstracción, lo que no significa que su estética esté resguardada de las tentaciones figurativas».